COMO APRENDE, y como educar, EL CEREBRO ADOLESCENTE

CÓMO APRENDE, y cómo educar, EL CEREBRO ADOLESCENTE

(De 12 a 18 años)

Viernes 15 de Mayo, 18.15 en el Aula Magna del Centro de Formación Capitol

La adolescencia es una etapa trascendental a la hora de trazar la trayectoria del adulto que acabaran siendo. Esta transcendencia deviene de la importancia y las posibilidades que se abren en este momento en sus vidas.

Se asocia el cambio de comportamiento a la irrupción de nuevas hormonas en su organismo, pero los cambios son mucho más profundos. Cambia la forma de recordar, razonar, centrar la atención, tomar decisiones, relacionarse con los otros,… Se dan una serie de cambios en los circuitos fundamentales del cerebro que separan la adolescencia de la infancia.

Estos cambios afectan al forma en que los jóvenes buscan la gratificacion en probar cosas nuevas, conectar con sus iguales de manera diferente, sentir emociones intensas y rechazar los modos establecidos de hacer las cosas.

Toda esta regeneración de patrones conductuales se explican desde la modificación neuronal que implica una forma diferente de ser y estar en el mundo.

Comprender todo esto no es motivo para bajar los brazos o rebajar las expectativas, sino para acompañar esta etapa con: afectos, límites, comunicación y aceptación por parte de los adultos; ya que si son necesarias para cualquier persona, mucho más lo son para una mente en desarrollo que no ha aprendido aún a manejar bien el timón de sí mismo.

Los cambios cerebrales que se dan durante los primeros años de la juventud (iniciándose en los 12 y prolongándose hasta los 18) establecen durante la adolescencia cuatro líneas maestras:

  • Búsqueda de novedades
  • Implicación social
  • Aumento de intensidad emocional
  • Experimentación creativa

En todo este proceso de cambios, tener herramientas para ayudar al adolescente a que establezca su propia hoja de ruta y acompañarlo en el proceso es fundamental.

Con toda esta base neurológica y hormonal hay una serie de factores biofisiológicos que ayudan a mejorar el proceso de adaptación a este nuevo status de adolescencia:

  • Equilibrio hídrico, fundamental para el manejo de las emociones y el rendimiento cognitivo.
  • Nutrición, la regulación de las ingestas y qué alimentos colaboran a según qué tipología de adolescencia y momento del día.
  • Descanso, respeto de los ciclos circadianos y horario adolescente.
  • Actividad física, cómo utilizar positivamente la energía, en casa y en el aula.

Si estás interesado/a en asistir a la Conferencia, puedes confirmar tu asistencia escribiéndonos un correo a:

ce.labibliotecadealejandria@gmail.com o llamando al 96.011.62.69