NEUROBIC

NEUROBIC

DESARROLLO DE FUNCIONES EJECUTIVAS

Las funciones ejecutivas son habilidades cognitivas encubiertas y autodirigidas internamente al servicio de una meta. Anatómicamente, los estudios por neuroimagen las ubican en el lóbulo prefrontal.

Dirigen nuestra conducta (autorregulación) y nuestra actividad cognitiva y emocional.  Utilizando un símil, podríamos decir que son el cerebro del cerebro o, como diría Goldberg (2004), el director de la orquesta que dirige y supervisa al resto del cerebro. 

Aunque son procesos independientes, las funciones ejecutivas se coordinan e interactúan para la consecución de objetivos y hacen referencia a un amplio conjunto de capacidades adaptativas, que nos permiten analizar qué es lo que queremos, cómo podemos conseguirlo y cuál es el plan de actuación más adecuado para su consecución, autoguiados por nuestras propias instrucciones (lenguaje interior) sin depender de indicaciones externas.

Por tanto, las funciones ejecutivas nos ayudan a:

  • Establecer el objetivo que deseamos.
  • Planificar y elegir las estrategias necesarias para la consecución del objetivo.
  • Organizar y administrar las tareas.
  • Seleccionar las conductas necesarias
  • Ser capaces de iniciar, desarrollar y finalizar las acciones necesarias.
  • Resistir la interferencia del medio, evitando las distracciones por estímulos de poca relevancia.
  • Inhibir las conductas automáticas.
  • Supervisar si se está haciendo bien o no y tomar conciencia de los errores.
  • Prever las consecuencias y otras situaciones inesperadas.
  • Cambiar los planes para rectificar los fallos.
  • Controlar el tiempo y alcanzar la meta en el tiempo previsto.

Las funciones ejecutivas nos diferencian de otras especies animales, que reaccionan de manera automática a los estímulos ambientales presentes. El ser humano, por el contrario, dispone de estas habilidades cognitivas para resolver situaciones complejas, novedosas o no familiares, cuando las conductas habituales no nos resultan útiles o apropiadas y no sabemos exactamente qué hacer y cómo hacer para lograr nuestro propósito. Es entonces, cuando las funciones ejecutivas actúan y nos ayudan a elegir y planificar la conducta más adecuada.

Aunque existen muy diversos estudios sobre la Corteza Prefrontal (CPF) y en muchos de ellos la categorización de las Funciones Ejecutivas ofrece diferentes perspectivas, vamos a utilizar la estandarización que procura Berkley (5 Funciones que se combinan para crear una sexta):

  • Inhibición
  • Memoria de trabajo verbal.
  • Lenguaje interior autodirigido (o memoria de trabajo no verbal.)
  • Control de las emociones y de la motivación.
  • Planificación y resolución de problemas (estado de alerta y reconstitución).
  • Control motor

No existe ninguna actividad, excepto aquellas más rutinarias, en la que las funciones ejecutivas no intervengan y tienen un gran impacto en la vida diaria de la persona y en su relación con los demás. 

En el programa Neurobic desarrollamos el entrenamiento específico de estas funciones; tanto intradía, (con varios momentos de 3-4 minutos dentro del mismo día donde enfocar la mejora de las funciones ejecutivas) como semanal (con una sesión donde trabajar más intensa y concretamente estas capacidades)