RESONANCIA MAGNÉTICA DE LA DISGRAFÍA – LA FALTA DE AUTOMATICIDAD Y LA NECESIDAD DE LA EVALUACIÓN VISUAL

RESONANCIA MAGNÉTICA DE LA DISGRAFÍA – LA FALTA DE AUTOMATICIDAD Y LA NECESIDAD DE LA EVALUACIÓN VISUAL

En La Biblioteca de Alejandría celebramos todos los avances que se realizan para evaluar y mejorar cada paso del proceso mental que redunda en la mejora del día a día de los estudiantes.

Hoy queremos daros a conocer el trabajo de Todd Richards y Virginia Berninger , de la Universidad de Washington, que han dado un gran paso dentro de la mirada a la disgrafía, centrando su atención en el proceso de escritura dentro del cerebro.
En este interesante estudio de fMRI (Resonancia Magnética Funcional) , los alumnos con mejor y peor caligrafía fueron comparados a través de este proceso en la tarea de escribir una carta. Los “buenos escritores” (con una puntuación superior en la prueba de escritura WIAT, Wechsler Individual Achievement Test ) mostraron una fuerte coordinación entre el cerebelo (retroalimentación sensorial -motora ) y las áreas motoras sensoriales primarias de la circunvolución precental y poscentral .

Los “escritores pobres” tenían un patrón muy diferente. Su activación cerebelosa era más fuerte en las estructuras de la línea media (tronco > dedos) y también las zonas visuales de la corteza eran mucho más activos que las áreas de motor – sensoriales primarias alrededor de la circunvolución centrales .

Este resultado es muy interesante porque a menudo vemos que los estudiantes requieren mucho el seguimiento mucho más visual de su formación de las letras (aumenta la mano de obra , trabajando el requisito de memoria , y el tedio general de la escritura a mano) , y esto disminuye en gran medida la velocidad de procesamiento.

En términos prácticos, nos encontramos en que los peores escritores tienen procesos más complejos, que llevan más rápido al cansancio y rechazan trabajar la caligrafía ya que es una actividad muy costosa y de malos rendimientos.

Una manera de que se den cuenta de que pueden escribir mejor sin grandes esfuerzos, es que piensen una frase corta, de tres o cuatro palabras, y la escriban sin mirar. Al no haber feed back visual, lo hacen antes y mejor, y sirve de punto de inicio para que se den cuenta que pueden cambiar el resultado si cambian el camino…

Para el resto del proceso hemos preparado una serie de pautas programadas  que mejoran rápidamente la letra y dan un refuerzo muy importante para el alumno que siempre ha querido escribir mejor y no lo ha conseguido,… todavía!